Bienvenido

Departamento de Infectología

El Departamento de Infectología fue fundado como Laboratorio de Microbiología y Parasitología del Hospital de Enfermedades de la Nutrición por el Dr. José Ruiloba Benítez en junio de 1947. Los laboratorios del hospital, en aquel entonces, tenían como objetivo principal llenar las necesidades rutinarias de la clínica y, una vez en funciones, cultivar la enseñanza y la investigación. Las secciones de parasitología, bacteriología y serología estaban instaladas en dos cuartos de 5 por 4 m en donde se empieza a funcionar con exámenes parasitoscópicos de materia fecal y de sangre, y otro laboratorio de bacteriología y serología. Además de desarrollar los métodos de rutina de microbiología, había un interés especial por el conocimiento de la amibiasis, llegando a ser los primeros en México en lograr el cultivo deEntamoeba histolytica en medio axénico, y los primeros en desarrollar los métodos serológicos de hemaglutinación y del látex e implantarlos en la rutina del diagnóstico de la amibiasis extraintestinal. El laboratorio realizaba también ensayos clínicos de numerosos productos antiamibianos y otros antimicrobianos, cuyos resultados fueron publicados en revistas nacionales y extranjeras.

En 1971 el Instituto se cambia a las nuevas instalaciones en Tlalpan. Los laboratorios recibían a los médicos internos o residentes por periodos de 3 a 6 meses como parte de su entrenamiento rotatorio. Además había rotaciones de médicos y laboratoristas para entrenamiento y actualización en los métodos de estudio e investigación que se realizaban.

En 1978 el Dr. Guillermo M. Ruiz-Palacios es invitado por el Dr. Salvador Zubirán y el Dr. José Ruiloba para hacerse cargo del Laboratorio de Microbiología y Parasitología. Con la llegada del Dr. Ruiz-Palacios se decide cambiar el nombre a Departamento de Infectología e iniciar el curso formal de la especialidad. En el Departamento estarían integrados el laboratorio de microbiología clínica, un laboratorio de virología, un laboratorio de investigación y una sección de epidemiología hospitalaria para el control de infecciones nosocomiales. Esta nueva estructura se sustentaba sobre tres bases: la atención médica, la enseñanza y la investigación. En esta etapa la investigación inicia con un proyecto patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, en una colaboración que se ha mantenido hasta la fecha. Se empieza por introducir nuevas técnicas de microbiología clínica. En un espacio de 3x3 se crea el laboratorio de virología, en donde se inició el cultivo de algunos virus entéricos, incluyendo rotavirus, y desarrolló de técnicas de diagnóstico de virología. Con 16 a 18 horas diarias de trabajo intenso entre los pisos y el laboratorio, todos sus miembros fueron dándole forma al Departamento de Infectología, que se inició con dos químicos, dos técnicos y dos asistentes de laboratorio. Poco a poco empezaron a surgir los primeros frutos de la investigación, y con ellos, los constantes viajes, mochila al hombro, para dar a conocer el Departamento, establecer contactos, buscar apoyo, traer reactivos escondidos en los bolsillos. El Dr. Ruy Pérez Tamayo y la Dra. Irmgard Monfort, vecinos del laboratorio de enfrente, dieron todo su apoyo para montar el laboratorio de investigación.

Se creó el programa de posgrado de la especialidad en Infectología en la UNAM y en 1980 ingresan los dos primeros residentes. Desde entonces, el flujo de residentes ha sido constante. Más de setenta especialistas en infectología, doce de maestría y cuatro de doctorado en ciencias biomédicas, diez con maestría y dos con doctorado en ciencias médicas, son ahora los que forman este río de inagotable energía y entusiasmo que se ha regado en tierras propias y ajenas. Algunos de ellos continuaron su preparación para fortalecer las áreas de trabajo e investigación creadas.